Introducción: cómo funciona

Toca indagar un poco mejor en cómo funciona esto.

Primero: exactamente, ¿cómo sé que mi sueño fue lúcido? Porque estás dentro de tu sueño como si se tratara de una realidad virtual. Sabes que estás dentro y te puedes mover como quieras.

Segundo: ¿se puede controlar el sueño siempre? Pues no exactamente. Según el nivel de lucidez. Puedes ser consciente pero dejarte llevar, o no llegar a darte cuenta de que no es del todo real. Puedes ser consciente y no poder controlarlo porque estás convencido de que no puedes y puedes tener control pleno.

Tercero: ¿Hay atajos? Sí, pero su efectividad depende de quién los use.

Visto eso, paso a lo que toca.

Soñar es como pensar en voz alta. Es como cuando se te va la cabeza hacia cosas. A todos nos pasa: de repente viene una corriente de pensamientos y no tenemos consciencia de dónde estamos ni de lo que hacemos. En un sueño pasa eso mismo, y por eso no solemos tener consciencia en el mismo. Eso es lo que hay que entrenar.

Para inducirlos hay varias técnicas, y cada una con varios métodos. Esta que sigue es una clasificación personal:

  1. Técnicas de comprobación de realidad.
  2. Técnicas de identificación de señales oníricas.
  3. Técnicas de fortalecimiento de la autopercepción.
  4. Técnicas de sugestión.
  5. Técnicas inconscientes.

Más adelante profundizaré en esto. Os quiero con el gusanillo.

Todo esto empieza, sin embargo, con un paso: recordar lo que sueñas. Mejorar la calidad de los recuerdos de tus sueños. ¿Por qué? Porque si tienes un sueño lúcido y luego no te acuerdas, ojos que no ven.

Esto se hace con un diario de sueños. Un cuaderno especialmente dedicado a escribir lo que sueñas, un entrenamiento de la memoria. Esta será la próxima entrada.

 

Una vez lo consigues.

¿Qué haces?

Lo que te apetezca.

En mi época fuerte, lo usé para probar la percepción en diferentes sentidos. Como si entrara en mátrix y la probara. Actualmente quiero indagar en mi mente, es un objetivo no cumplido. Ahora puedes hacer otra cosa:

¿Tener relaciones? Claro que puedes, cuantas quieras con quien quieras. ¿Afrontar pesadillas? Pues sí. Y vivir apocalipsis zombies, hablar con gente que has perdido, hablar contigo mismo, volar (un clásico), ir a Hogwarts… Lo que tu imaginación te permita, vamos.

¿Qué aporta esto? Muchas cosas. El sueño lúcido se ha llegado a considerar una forma de iluminación, de trascendencia en culturas tribales.  Mi creencia es la siguiente: si pasamos un tercio de nuestra vida durmiendo, ¿por qué no mejorar nuestra calidad de vida tomando parte de ese tercio para hacer cosas imposibles en la vigilia?

Hay gente que confirma que los sueños lúcidos le resultan agotadores. Es decir, es como si no descansara. No lo voy a desmentir, pero a mí me ha pasado todo lo contrario. Me he despertado descansado, y más lúcido. Este factor lo dejo a libre albedrío, según lo experimentéis.

¿Y ahora qué toca? Profundizar. Dejadme que me ponga a ello.

Dulces sueños.

La razón

Sueños lúcidos. Esa es la razón de este blog. Se llama Despierta porque la ñ en la barra de dirección como que no encaja. Despierta, en definitiva, mola.

Desde hace como 8 años este tema me ha fascinado. Recuerdo mi primer sueño lúcido, fue bastante intenso y breve. Estaba en un supermercado, con las típicas compras de aquel entonces. Entonces de repente, sin razón alguna, todo pareció cobrar un tinte de realidad increíble, y me di cuenta de que estaba en ese mismo momento dentro de mi propio sueño.  Me emocioné, muchísimo. No podría explicarlo. Pero fue tal la emoción que me despierté de golpe.

No sabéis la rabia que me dio despertarme. Si lo habéis experimentado ya me callo.

Tardé un tiempo en saber que el nombre que reciben estos sucesos es el de sueño lúcido. Pero captaron mi interés como no lo ha captado nada nunca.

No sabría deciros qué es más especial, si el hecho de poder navegar por imágenes creadas por ti mismo o esa sensación de… “realidad”. Una jodida sensación ilógica e incategorizable que no se puede describir y que se va si intentas identificarla. Una alerta relajada. Como si toda la información la recibieras aumentada. Como si supieras de repente cómo funciona todo, sin saberlo. Una iluminación que diría un religioso, vamos.

Leí bastante, y me sorprendió lo poco que se puede encontrar acerca de este asunto. Normalmente se encuentran copy-pastes de lo mismo, y odio los copy-pastes. Se me daban mal las manualidades. así que he decidido dedicarme a profundizar yo mismo.

En la actualidad tengo claras unas pocas cosas respecto a este tema:

  • Hay gente con mayor facilidad para ser consciente en sueños. Hay quien los tiene a menudo y quien no los ha experimentado nunca. Hay incluso quien no recuerda lo que sueña.
  • Es una técnica, lo que significa que se puede aprender a provocar. ¿Cómo? De muchísimas formas, algunas más efectivas que otras.
  • No somos conscientes en nuestro sueño porque es todo emocional. De alguna forma, no nos damos cuenta de dónde estamos. Sólo nos dejamos llevar.
  • En un sueño puedes hacer lo que te de la gana, si te entra en la cabeza.

Veréis, en su momento experimenté bastante varias técnicas. Incluso conseguí aumentar la  tasa de sueños lúcidos durante un corto periodo de tiempo. Pero lo dejé, y ahora estoy a cero.

Con este blog pretendo retomarlo. Escribir mi experiencia, encontrar la mejor forma de provocarlos y comprobar hasta qué punto se puede interiorizar dentro de un sueño. Tengo mucho que escribir. Pero vayamos paso por paso. El itinerario que tengo pensado es este:

  1. Recordar los sueños.
  2. Identificar los símbolos oníricos.
  3. Identificar el sueño durante su ocurrencia.
  4. Explorar el sueño.
  5. Explorar la mente.

Y ya me meteré a ellos conforme toquen.

De momento, preparo mi libreta de sueños y me voy a dormir. De esto me toca hablar en primer lugar.

Si tenéis ideas, si os interesa, os aseguro que le prestaré especial atención.

Dulces sueños.

Intro

He creado despierta a partir de Inarcangel para tratar un tema que es de especial interés para mí. Separándolo del resto, podré focalizarlo.

Despierta está orientado a los sueños lúcidos, al mundo del poder de la autoconsciencia y el potencial de la mente. Ya no sólo mientras duermes, sino cuando también durante la vigilia.

He tenido la oportunidad de probarlo en mí mismo y este blog está orientado a abrir nuevas posibilidades, a comprobar hasta dónde llegar el límite del poder de la mente.

Damas y caballeros, sean ustedes bienvenidos, relájense, lean y, sobretodos, sean críticos.

 

Está esto muy… sobrio por ahora. Dejadme un tiempo para que lo acomode a las necesidades 🙂